LOS SEMÁFOROS NO CUENTAN CON TIEMPOS ADECUADOS PARA LA SEGURIDAD PEATONAL

En muchas ocasiones los tiempos de duración de los semáforos se programan pensando demasiado en los vehículos y olvidando la importancia de ofrecer tiempos de paso seguros para todos los peatones, con indiferencia de la edad o capacidad física que tengan.

Recientemente un estudio de “Age and Ageing” realizado por el Departamento de Epidemiología y Salud Pública del University College London ha evidenciado que la mayoría de los semáforos no están pensados para que las personas mayores puedan cruzar tranquilamente por un paso de cebra.

Los investigadores han comparado la velocidad de 1,2 metros por segundo, la utilizada internacionalmente para establecer los tiempos en los pasos de cebra, con datos sobre capacidades físicas aparecidos en la Encuesta de Salud de Inglaterra.

Partiendo de estos parámetros basados en las respuestas de 3.145 participantes, la investigación ha revelado que el 76% de los hombres y el 85% de las mujeres con edades a partir de los 65 años tenían una velocidad al caminar inferior a 1,2 metros por segundo. En el caso de ellos la velocidad media se sitúa en 0,9 metros por segundo, mientras que en lo que concierne a las mujeres disminuye al 0,8 metros por segundo. Además, el 93% de las mujeres y el 83% de los hombres tenían alguna alteración de la marcha, dificultando aún más la tarea de atravesar la calle.

La investigación concluye que las personas mayores son incapaces de atravesar sin peligro los pasos para peatones porque el tiempo que el semáforo tarda en ponerse en verde para los vehículos no es suficiente para que ellos alcancen con comodidad la otra acera.

La doctora Laura Asher, directora del estudio ha solicitado que se revise la duración de los semáforos porque la actual “excluye a la mayor parte de la población mayor”. Por un lado, ayudaría a evitar atropellos y por otra se facilitaría que las personas mayores realizaran uno de los pocos ejercicios que suelen hacer: caminar por la ciudad.

“Andar es una actividad importante para las personas mayores ya que les proporciona una actividad física regular y beneficios directos para la salud“, señala Asher. “No poder cruzar la calle puede disuadirles de la idea de caminar, reduciendo su acceso a los contactos sociales y a la interacción con otros, a los servicios de salud y las tiendas, que son importantes en el día a día”, concluye.

Cuando desde los municipios planificamos los tiempos de duración de los semáforos debemos pensar en todos los actores del espacio urbano y muy especialmente de los viandantes, asegurándonos de que todas las personas con cualquier tipo de diversidad funcional tengan tiempos seguros de paso.

El artículo 23 de la Orden VIV/561 (pág. 13), la normativa estatal que asegura las condiciones básicas de accesibilidad y no discriminación para el acceso y utilización de los espacios públicos urbanizados, indica claramente que “los cálculos precisos para establecer los ciclos de paso se realizarán desde el supuesto de una velocidad de paso peatonal de 50 cm/seg.” una medida de bajo coste que puede significar una gran cambio para muchas personas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s