BIEN CALZADOS PARA CAMINAR

Cuando caminamos de manera habitual necesitamos tener en cuenta la importancia de elegir un buen calzado para nuestros desplazamientos. La salud de nuestros pies es fundamental, por lo que merece la pena invertir en calzado de calidad, que se adapte a nuestros pies y que nos permitan un máximo confort unido a una completa libertad de movimientos.

La flexibilidad de los materiales, su dureza, su capacidad para transpirar y su adaptabilidad al terreno que pisemos son elementos a tener en cuenta, si además elegimos un diseño atractivo además de caminar con comodidad y salud lo haremos con estilo.

Cuando tengamos que decidir nuestro calzado debemos valorar el tipo de pavimento en el que vamos a caminar: superficies  blandas o duras, deslizantes, asfalto, cemento, tierra, etc.

  • Para caminar en entornos urbanos es imprescindible apostar por un calzado cómodo y duradero, realizado en materiales flexibles y ligeros.
  • Cuando nos  planteamos andar como ejercicio suave debemos elegir calzado deportivo similar al utilizado para runnig o bien de trekking.
  • Si queremos realizar pequeñas incursiones en la montaña y zonas  naturales a través de veredas y caminos, o bien campo a través, elegiremos botas de excursionismo o hiking.

Cuando nos dispongamos a probarnos un calzado nuevo es conveniente que nuestros pies estén dilatados, para lo que anteriormente podemos andar entre 15 y 30 minutos. Además debemos considerar el tipo de calcetines que vamos a utilizar de manera habitual con el nuevo calzado; la combinación entre ambos complementos es clave, los calcetines mejoran el rendimiento del calzado, especialmente cuando no tienen costuras en la zona de actividad física.

La talla debe ajustarse perfectamente, por lo que elegiremos el número que calzamos habitualmente y una talla más para comparar el ajuste entre ambos. Si no estamos convencidos con ambos números podemos acudir a zapatos similares de otros fabricantes. Si tenemos el talón bien calzado los dedos deben poder moverse con normalidad, aproximadamente un centímetro entre el dedo gordo y la puntera.

La suela es un elemento clave, para terrenos naturales  usaremos suelas con surcos profundos algo no tan necesario en superficies más lisas como el asfalto o la madera.

El calzado debe ser flexible en sus costuras de manera que nos permita apoyar todo el pie desde el talón hasta los dedos mientras el talón del pie debe ajustarse a la base del calzado, ofreciendo una fijación total contra el canteo del tobillo.

Presta mucha atención al calzado, una buena elección permite mayor confort y una amplia durabilidad si lo cuidamos un poco. Merece la pena realizar una buena inversión inicial para mirar por nuestra salud diaria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s