CAMINAR ES SALUD

Caminar a diario es sin duda la manera más sencilla de mantenerse en forma. Cuando caminamos quemamos calorías, reducimos estrés y por lo tanto prevenimos numerosas enfermedades. Se trata de un ejercicio sencillo y económico lleno de beneficios que nos ayuda a ampliar nuestra felicidad.

Para salir a pasear sólo necesitamos calzado y ropa apropiados además de agua, especialmente importante en los días de calor. Cualquier momento es bueno para salir a andar, un ejercicio natural que no requiere de grandes esfuerzos para nuestro cuerpo, sin embargo es especialmente recomendable que lo convirtamos en una rutina planificada que podamos repetir al menos tres o cuatro veces por semana. Una opción especialmente interesante consiste en andar diariamente aprovechando nuestros desplazamientos habituales, cuando nos dirigimos al trabajo o a realizar la compra, así al mismo tiempo que hacemos ejercicio ayudamos a mejorar el medio ambiente.

Es importante planificar nuestras caminatas buscando los recorridos más relajantes que encontremos y estableciendo una cierta frecuencia y tiempos determinados, al igual que sucede en cualquier práctica de mantenimiento para la mejora de la salud. En este sentido a modo general es recomendable un paseo diario, a ritmo lento, que suponga el recorrido de un kilómetro de distancia en apenas 10 ó 12 minutos, una actividad sencilla adecuada a cualquier sector de la población con indiferencia de su edad. El ritmo y la duración de nuestros paseos deberán aumentar si pretendemos utilizar nuestro ejercicio para perder grasa.

A través de una rutina tan sencilla y fácil de poner en práctica, producimos en nuestro introducimos organismo el aumento del consumo de oxígeno (hasta un 35% más que los valores iniciales), así como un aumento de la capacidad general del sistema circulatorio debido a cambios neurológicos, hormonales y respiratorios. Caminar mejora el trabajo cardiovascular y respiratorio, aumenta el flujo coronario y desciende la frecuencia cardiaca.

Hemos de tener en cuenta que las personas que practican regularmente actividad física presentan una tasa de mortalidad global más baja que quienes llevan una vida sedentaria, a la vez que un aumento en el nivel de actividad de las personas sedentarias se correlaciona con reducciones de la mortalidad, especialmente, por enfermedad cardiovascular y cáncer. En concreto la Asociación Española de Enfermería Deportiva (AEED) enumera las siguientes ventajas aportadas por la práctica habitual del caminar:

  • Disminuye entre un 35% y un 52% las posibilidades de padecer hipertensión.
  • Aumenta la tolerancia a la glucosa y mejora su utilización.
  • Descienden los triglicéridos, causantes del colesterol, y aumenta el colesterol bueno.
  • Incrementa el material óseo y puede resultar útil para prevenir la osteoporosis.
  • Favorece el tránsito intestinal y elimina la exposición a agentes cancerígenos en esta zona.
  • Reduce las pérdidas funcionales asociadas al envejecimiento, sobre todo en las piernas, al fomentar el uso de los diferentes sistemas corporales.

En relación a otros ejercicios caminar es sin duda uno de los más relajantes y sencillos, nada agresivo para nuestro organismo si lo realizamos correctamente puesto que la posibilidad de lesiones es claramente inferior al de otras prácticas deportivas, muy económico y fácil de integrar en nuestra vida diaria sin ningún coste, ¿empezamos a caminar hoy mismo?.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s